MANIFIESTO DE LAS ENTIDADES DE PREVENCIÓN DEL SUICIDIO Y PÉRDIDA POR SUCIDIO. DÍA MUNDIAL PAR LA PREVENCIÓN DEL SUCIDIO 2023.

Día Mundial Prevención del Suicidio Alianza

MANIFIESTO DE LAS ENTIDADES DE PREVENCIÓN DEL SUICIDIO Y DE PÉRDIDA POR SUICIDIO CON MOTIVO DEL

 

DIA MUNDIAL PARA LA PREVENCIÓN DEL SUICIDIO 2023

 

Creemos esperanza con acciones

MANIFIESTO

Con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, las entidades firmantes del presente manifiesto, hacemos un llamamiento a la sociedad y a las administraciones de nuestro país para concienciar de la necesidad de establecer una intervención decidida que mejore la prevención del suicidio y la atención a las personas que sufren esta pérdida.

Una de cada 100 muertes en el mundo corresponde a una muerte por suicidio. Este es un tipo de muerte acompañada de mucho sufrimiento, tanto para la propia persona, que experimenta un dolor extremo, como para su entorno, que debe transitar por un tipo de duelo muy complejo. Aumentando la consciencia, reduciendo el estigma alrededor del suicidio y fomentando acciones e iniciativas preventivas podemos reducir los casos de suicidio en todo el mundo. El Día Mundial para la Prevención del Suicido supone una oportunidad para dar a conocer esta realidad, para fomentar acciones transversales e interdisciplinarias que promuevan la prevención de la conducta suicida.

"Creando esperanza mediante la acción", el lema creado por la IASP (International Assotiation for Suicide Prevention) tiene como objetivo inspirar confianza y luz en todos nosotros y nos recuerda que, nuestras acciones, por grandes o pequeñas que sean, pueden transmitir esperanza en aquellos que luchan día tras día. Mediante la acción podemos marcar la diferencia.

Los factores y las causas que conducen a la conducta suicida son múltiples y complejos. Cada caso es único e individual. Lo que sí sabemos es que es una realidad multifactorial donde confluyen diversos factores de riesgo, donde la muerte por suicidio se presenta como única salida al sufrimiento y a la desesperanza.

De la misma manera que existen diversos factores de riesgo, hablar de la realidad del suicidio es hablar de factores de protección. Cada uno de nosotros puede jugar un papel en la potenciación de dichos factores y en la prevención de la conducta suicida. Podemos ser la amiga, la madre, el abuelo, el maestro, la doctora, la política...todos podemos realizar una tarea preventiva desde la premisa del estar presente, observar y escuchar. Debemos romper el estigma, poder hablar y ofrecer espacios de soporte emocional que sean alternativas saludables para aquellos que viven en la desesperanza. Debemos cambiar la narrativa alrededor del suicidio mediante la promoción de la esperanza, construir una sociedad más compasiva y comprensiva, facilitar que las personas que lo necesiten se sientan más cómodas para buscar ayuda y puedan encontrar recursos a su alcance.

Necesitamos políticas activas que visualicen a toda la sociedad como a un gran agente preventivo mejorando así, la red de atención a las personas que sufren malestar emocional. Debemos perder el miedo, acercarnos al dolor y debemos hacerlo de manera transversal para poder acompañar mejor; desde las escuelas, desde el ámbito sanitario, desde el ámbito del ocio, de los entornos laborales, de los penitenciarios…

Las asociaciones que trabajamos activamente en la prevención y en el acompañamiento al duelo por suicidio, asociaciones creadas por supervivientes, queremos seguir realizando acciones que aporten esperanza y lo hacemos bajo el convencimiento de que el suicidio es prevenible y desde la firme creencia, que, si entre todos rompemos el estigma, ofreceremos entornos seguros para poder hablar y escuchar, entornos para acercarnos a las personas que sufren.

Por todo esto proponemos que:

● La atención al bienestar emocional y a la prevención del suicidio ocupe un lugar preeminente en la agenda política y presupuestaria.

● Se implementen proyectos preventivos de sensibilización y formación que tengan en cuenta las diferentes necesidades específicas de cada grupo de riesgo, muy especialmente dirigidas a los colectivos adolescentes y juveniles, incorporando en estas estrategias a la comunidad educativa.

● Se reconozca y refuerce el papel que vienen ejerciendo las entidades del sector como prestadoras de servicios, fomentando las alianzas con las administraciones y con la incorporación de estos servicios a la red pública.

● Se visualice la prevención del suicidio como una realidad transversal y se impulsen proyectos interdisciplinarios.

● El papel de los medios de Comunicación es fundamental en esta estrategia, pero debe mejorar sensiblemente la forma de abordar las noticias sobre el suicidio, muy especialmente, en su tratamiento de los casos individuales.

● Se mejoren los recursos de la atención sanitaria, aumentando el número de profesionales que permitan una mejor atención en situaciones de crisis, así como un mejor acompañamiento a los usuarios y a sus entornos familiares.

● Se ofrezca soporte y acompañamiento a las familias y a las personas del entorno que han sufrido una muerte por suicidio.

● Se impulsen proyectos para reducir el acceso a entornos y medios letales, teniendo en cuenta las características de cada territorio.

Por qué todos podemos ser agentes activos de prevención, conozcamos las señales de alerta para poder serlo. En un momento en que nuestra sociedad ha sufrido y está sufriendo, debemos estar más presentes que nunca.  Fomentemos la comprensión, compartamos experiencias, impulsemos proyectos comunes. Creemos esperanza con acciones: porqué tú puedes ser la acción, tú puedes ser la esperanza.

Manifiesto para el día 10 de septiembre

 

DSAS, AIPIS, BIZIRAUN, AFASIB, APSAS, ACPS, MANS AMIGUES,